Malformaciones Congénitas del Miembro Inferior y Pie

 

  • 1. HEMIMELIA PERONEA / TIBIAL
    1.1. DEFINICIÓN

    La hemimelia peronea/tibial es la causa más común de diferencia en la longitud de las piernas.

    A los niños por lo general, les suele faltar el dedo meñique del pie y/o tienen el peroné de una pierna (uno de los huesos entre la rodilla y el tobillo) más corto o ausente. Estos niños suelen tener el pie de la pierna afectada, más pequeño. Y a menudo les faltan uno o más dedos de la parte exterior del pie. El tobillo y/o la articulación de la cadera pueden estar afectados. Otros huesos y otras articulaciones de la pierna, como la cadera, el hueso del muslo o el tobillo, pueden estar asimismo afectados.

    Esta condición se origina por un problema durante el embarazo; no se transmite de madre a hijo. Aparte de la diferencia en la longitud de sus piernas, estos niños son normales en las demás áreas de crecimiento y desarrollo. Estos niños aprenden a andar, a correr, a montar en bicicleta y a hacer casi cualquier cosa, incluso con su pierna más corta.

    1.2. TRATAMIENTO
    Los niños con diferencia en la longitud de las piernas deben ser examinados por un médico traumatólogo que trabaje con esta condición. La longitud de las piernas del niño debe equilibrarse para evitar que se desarrollen problemas de cadera o de espalda más tarde en la vida.

    Se puede poner un zapato con plataforma para igualar la longitud de las piernas. Llevar alzas en el zapato o poner plataformas para elevar la suela del zapato, son remedios comunes no quirúrgicos. Existen dos posibilidades para la corrección quirúrgica. A muchos niños se les puede realizar un alargamiento de la pierna. Pero a otros, amputar el pie o parte de la pierna les permite usar un pie artificial.

    2. RODILLA VARA
    2.1. DEFINICIÓN

    Recibe el nombre de rodilla vara (genu varum) la forma arqueada de las piernas cuando el niño está de pie, es decir, una alineación de las extremidades inferiores en la cual los tobillos se tocan y las rodillas están separadas.



    2.2. CAUSAS
    Los niños nacen con las piernas arqueadas debido a su posición plegada en el útero, pero éstas comienzan a enderezarse una vez que el niño empieza a caminar y sus extremidades a soportar peso (aproximadamente entre los 12 y 18 meses de edad).

    La apariencia normal se alcanza, por lo general, a la edad de 3 años, cuando el niño puede pararse con los tobillos juntos y puede poner ligeramente las rodillas en contacto. Si a esta edad persisten las piernas arqueadas, entonces se dice que el niño es "patizambo".

    Las piernas severamente arqueadas pueden ser una manifestación de raquitismo, el cual es ocasionado por una deficiencia de vitamina D, y en los Estados Unidos los bebés lactantes de piel oscura son los que tienen el más alto riesgo. Otras causas del arqueamiento de las piernas incluyen la enfermedad de Blount, la displasia ósea y la intoxicación por plomo o por fluoruro.

    2.3. SÍNTOMAS
    • Las rodillas no se tocan cuando el individuo está de pie con los pies juntos (los tobillos en contacto).
    • El arqueamiento de las piernas es igual en ambos lados del cuerpo (simétrico).

    • Las piernas arqueadas persisten después de los tres años de edad.

    2.4. DIAGNÓSTICO
    El médico generalmente puede diagnosticar las piernas arqueadas simplemente observando el niño, pero se pueden necesitar exámenes de sangre para descartar la presencia de raquitismo. Es posible que sea necesario tomar radiografías si el niño tiene tres o más años, si el arqueamiento de las piernas está empeorando, si es asimétrico o si existen otros hallazgos que sugieran la presencia de patología.

    2.3. TRATAMIENTO
    No se recomienda realizar ningún tipo de tratamiento para estos casos, a menos que la deformidad sea extrema y se debe evaluar al niño al menos cada 6 meses.

    Si la condición es grave, se pueden usar zapatos especiales que roten los pies hacia afuera con una barra de aproximadamente 20 a 25 cm (8 a 10 pulgadas) entre ellos, aunque aún no está claro qué tan bien funciona esto. Ocasionalmente, se lleva a cabo una cirugía para corregir la deformidad en adolescentes que presentan un arqueamiento severo de las piernas.

    2.4. PREVENCIÓN
    No existe una forma conocida de prevenir esta condición distinta a evitar el raquitismo. Asimismo, se recomienda asegurarse de que el niño tenga exposición normal a la luz solar y consumo de niveles apropiados de vitamina D en la dieta.

    3. RODILLA VALGA
    3.1. DEFINICIÓN

    Recibe el nombre de rodilla valga (genu valgum) la forma en "X" de las piernas cuando el niño está de pie, es decir, una alineación de las extremidades inferiores en la cual las rodillas se tocan y los tobillos están separados.



    4. PIE ZAMBO
    4.1. DEFINICIÓN

    El pie zambo, también llamado talipes equinovarus, es una malformación congénita (presente desde el nacimiento) de los pies. Afecta a los huesos, losmúsculos, los tendones y los vasos sanguíneos, y puede presentarse en uno o en ambos pies.Habitualmente, el pie tiene un aspecto corto y ancho, y el talón apunta hacia abajo mientras la parte delantera está girada hacia adentro. El cordón aquilino (tendón de Aquiles) está tieso. El talón puede ser angosto y los músculos de la pantorrilla son máspequeños en comparación con los músculos surales normales.

    Se observa aproximadamente en uno de cada 1000 nacidos vivos y la cantidad de niños afectados duplica la de niñas. El cincuenta por ciento de los casos de pie zambo afectan a ambos pies.

    4.2. CAUSAS
    El pie zambo se considera "herencia multifactorial". La expresión herencia multifactorial significa que el defecto congénito puede ser provocado por muchos factores, Generalmente, los factores son tanto genéticos como ambientales.

    En lo referido a los rasgos hereditarios multifactoriales, a menudo uno de los sexos (el masculino o el femenino) suele verse afectado con mayor frecuencia que el otro. Parece haber un "umbral de expresión"diferente, lo que significa que un sexo tiene mayor probabilidad de padecer el problema que el otro. Por ejemplo, el pie zambo tiene unaincidencia dos veces mayor en los varones que en las mujeres.Una vez que se produce un nacimiento con pie zambo, la posibilidad de que vuelva a suceder en un niño o una niña es aproximadamente de un 4 por ciento entotal. En otras palabras, hay una posibilidad del 96 por ciento de que el otro niño no nazca con pie zambo.

    4.3. FACTORES DE RIESGO
    Los factores de riesgo incluyen:

    • Antecedentes de pie zambo en la familia

    • Posición del bebé dentro del útero

    • Mayor incidencia en niños con trastornos neuromusculares, como parálisis cerebral (su sigla en inglés es CP) y espina bífida
    • Oligohidramnios (deficiencia de la cantidad de líquido amniótico que circunda al feto en el útero) durante el embarazo

    Los bebés que nacen con pie zambo también pueden correr mayor riesgo de sufrir un trastorno asociado en la cadera, conocido como displasia del desarrollo de la cadera (su sigla en inglés es DDH). La DDH es un trastorno de la articulación de la cadera en el que la parte superior del hueso del muslo (fémur) entra y sale de la cavidad porque ésta no es suficientemente profunda para que la articulación se mantenga intacta.

    4.4. DIAGNÓSTICO
    El médico de su hijo diagnostica el pie zambo mediante un examen físico cuando el niño nace. Durante el examen, el médico obtendrá una historia clínica completa del embarazo y parto de su hijo y le preguntará si algún otro miembro de la familia padece pie zambo. Cuando el diagnóstico de pie zambo se efectúa en un lactante o un niño más grande, el médico también le hará preguntas sobre los acontecimientos más importantes del desarrollo del niño ya que el pie zambo puede estar asociado a otros trastornos neuromusculares. Los retrasos del desarrollo pueden requerir un seguimiento médico más exhaustivo para evaluar los problemas subyacentes.

    Entre los procedimientos para el diagnóstico del pie zambo se pueden incluir los siguientes:

    • Rayos X - examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.